¿La media naranja? ¡Viva el medio limón! “Amor sin fin”, Adanowsky