Randy Rhoads, recordando a un dios de la guitarra

Algunas leyendas del Rock se forjan con una gran trayectoria e historias intensas de sus vidas, y algunas veces, terminan abrúptamente dejando al mundo hambriento por más de ellos. Tal es el caso de Randy Rhoads, hoy, a 31 años de su paso hacia el otro lado.

A sus 16 años junto con su amigo Kelly Garni (a quién enseñó a tocar bajo) fundaron Quiet Riot y lograrían lanzar sus primeros dos álbums gracias al sello japonés CBS Japan a través de un contrato con Sony llamados “Quiet Riot” (1977) y “Quiet Riot II” (1978). Ambos álbums solo fueron lanzados en Japón y al poco tiempo llegaría a oidos de Randy la ahora mítica audición de Ozzy Osbourne buscando un guitarrista para su lanzamiento como solista. Relata el mismo Ozzy que solo le bastaron unos minutos escuchando a Randy tocar para saber que él era quién había estado buscando para llevar a cabo su música.

Juntos harían crecer a Ozzy más allá de los sonidos de Black Sabbath al grabar “The Blizzard of Ozz” (1980) del cual emergieron Mr. Crowley y Crazy Train, consideradas dos de las canciones más representativas del heavy metal de todos los tiempos. Mr. Crowley ha sido nombrada la #28 y Crazy Train la #9 entre los mejores solos de guitarra de todos los tiempos por GuitarWorld. Le seguiría el álbum “Diary of a Madman” (1981). Dado que en ambos álbums Randy fue alentado a tocar como él deseara por Ozzy para darle una libertad creativa, su estilo neoclásico se vería impreso y le daría el reconocimiento que lo convertiría en un músico que influyó y sentó nuevas rutas al tocar la guitarra, tan así que a su edad fue reconocido como uno de los más grandes talentos en ascenso. Randy era un músico apasionado y dedicado a su arte, rara vez se iba de fiesta, no consumía drogas y en cada oportunidad que tenía, buscaba tutores de guitarra clásica para seguir su formación y él mismo deseaba obtener un título de Guitarra Clásica en UCLA, algo que había comentado en repetidas ocasiones a Ozzy y sus compañeros de banda sobre retirarse del rock un tiempo para conseguirlo.

La tragedia sobrevendría unos meses después, cuando un accidente realmente innecesario truncaría su vida, dejando el ascenso de este ya considerado dios de la guitarra en un sueño, naciendo su leyenda y su legado.

El video dice así:

Continuamos con los Momentos más Impactantes del Rock y el siguiente fue una gran pérdida para los fans del hard rock en todo el mundo, y pasó por una acrobacia sin sentido.

Al inicio  de los 80′s, Randy Rhoads de 25 era un dios de la guitarra en ascenso listo para dominar el mundo, tristemente, no tuvo la oportunidad.

En 1981 Rhoads colaboró en el primer álbum solista de Ozzy Osbourne “The Blizzard of Ozz”.

Ozzy: “En ese punto de mi vida, estoy seguro fue enviado desde arriba, porque de no ser por Randy Rhoads, yo sé que no estaría aquí”.

En marzo 18 de 1982, durante su gira por Florida, la banda de Ozzy hizo una parada en el hogar del millonario Jerry Calhoun, que tenía una pista de aterrizaje y varias avionetas. El conductor del tour, Andrew Aycock,que también era un piloto, convenció a Randy y la maquillista del tour, Rachael Youngblood, a dar unas vueltas en una pequeña Beechcraft Bonanza 55.

Dee Snider: “Él (Andrew) pensó q sería divertido pasar varias veces razando sobre el autobús y asustar a todos”.

Comentarista: “Mientras varios miembros de la banda de Ozzy dormían en el autobús de la gira que estaba estacionado junto a la mansión, la avioneta les pasó encima 3 veces… en el 4° giro, la avioneta no corrió con la misma suerte”

Después del 4o giro, la avioneta golpeó el costado del autobus, desviándola de nariz contra la mansión. La mansión se prendió en llamas donde murieron el guitarrista, la maquillista y el conductor del autobus de la gira”.

Scott Ian: “Es impactante, pues ¿por qué sucedió? ¿por qué estás en un avión haciendo eso?”.

Poco después la autopsia arrojó pruebas de que el conductor tenía cocaina en su sistema, mientras que en Randy solo se encontraron rastros de nicotina.

Ozzy: No era esa clase de persona, no le gustaba hacer bromas, era alguien serio, él era una gran persona”.

Creo que el legado de Randy Rhoads, claro, fue por tocar con Ozzy, pero realmente su legado es su entrega al tocar, el como sonaba cuando tocaba la guitarra, ese es su legado.

Una canción muchos años después compuesta por Ozzy de su “Ozzmosis” (1995) podría ser la más adecuada para recordar que hoy, más de 30 años después, a Ozzy aún se le traba la voz cuando hace referencia a Randy, su amigo que si bien la historia nos queda debiendo lo que pudo o no ser de ellos como compañeros en el Rock, fueron los mejores amigos hasta el último momento y que, con suerte, se reunirán cuando se encuentren en el otro lado.

But we’ll be together, Carved in Stone, Carved in Stone…

Este post ha sido escrito por Sam

Share

Author: Sam Slovadz

Share This Post On